N° 278: Fiscal Edith Chillitupa Concha: “Las víctimas no saben de qué se trata el delito de trata de personas, por eso no denuncian”.


Edith Chillitupa es fiscal provincial de la Fiscalía Provincial Especializada en Delitos de Trata de Personas del Callao. Abogada y con una maestría en Criminalística.

  • ¿En qué consiste el delito de trata de personas y por qué se dice que las mujeres, niñas y adolescentes son las más afectadas por esta problemática?

La trata de personas es un delito que pena la conducta de las personas que captan, trasladan, transportan, retienen o acogen a personas con fines de explotación. Para que se tipifique este delito deben concurrir tres elementos: el medio, la conducta y los fines, que se refieren a las modalidades que se usan para captar a las víctimas. En nuestro medio se suele recurrir a los engaños, el dinero, las amenazas, promesas o la violencia. Todo ello con la finalidad de explotar a las personas sexual o laboralmente, pero también para la venta de niños o la mendicidad. Precisamente las mujeres y las niñas, por su condición en la sociedad, son más vulnerables a este delito y se han convertido en las principales víctimas. Los casos que tenemos en el Callao, por ejemplo, son todas de mujeres y menores de edad.

  • ¿Qué tipo de situaciones se suelen presentar en la trata de personas?

Los tratantes buscan casi siempre a personas vulnerables. Por ejemplo, en los casos que hemos tenido de explotación sexual en el Callao se ve que las víctimas son menores de edad, a quienes les piden fotografías o las prostituyen con el fin de ganar dinero a costa de ellas. En el caso de la explotación con fines laborales se suele presentar casos de padrinazgo; aquí los tratantes traen personas de provincias, les prometen que les van a pagar bien y les darán educación, pero no pasa nada de eso, colocan a las mujeres en trabajos domésticos, pero llegado el momento las explotan, haciéndoles trabajar 10 o 12 horas, y encima las maltratan, aprovechando que no tienen familia acá.

  • ¿Con la pandemia, se ha registrado algún cambio en la forma de actuar de los tratantes?

Lo que hemos visto es que con la pandemia los riesgos han aumentado. Ahora que el Internet se ha vuelto indispensable en la vida de todos, las niñas, niños y adolescentes, que antes no usaban el teléfono para acceder a Internet, permanecen conectados todo el día con la excusa de sus clases escolares. A causa de ellos, niñas y niños de 8, 9 y 10 años ya tienen acceso a Internet y, sobre todo, a juegos en línea que antes no existían. Hoy en día hay juegos donde mayores de edad se hacen pasar por jóvenes y engañan a las menores, se hacen sus amigos y les ofrecen poner dinero para sus juegos, aprovechándose de su inocencia. Todo eso, sumado a la pobreza y la crisis económica que ha dejado la pandemia, ha elevado los casos de explotación.

  • ¿Entonces, las denuncias por trata de personas han aumentado?

Como trata de personas no. Aunque se sabe que hay más casos, no hay muchas denuncias de trata de personas, quizá por el aislamiento de casi dos años que vivimos a raíz de la pandemia. Las denuncias que se ven más son por proposiciones, pornografía infantil y otros delitos asociados a Internet.

  • ¿Esto quiere decir que hay menos denuncias?

Quiere decir que los casos no se están denunciando, quizá porque las personas desconocen qué es lo que involucra la trata de personas y en algunas zonas, como en el Callao, no tenemos policía especializada que haga ese tipo de acciones de inteligencia, investigue y haga seguimiento a los casos. Esto es importante porque los casos que se presentan no llegan inicialmente como trata de personas y se requiere de una investigación para determinar de qué se trata realmente.

  • ¿Entonces, cómo llegan a registrar los casos de trata?

Por ejemplo, tenemos casos de mujeres que trabajan en el servicio doméstico y denuncian que no les pagan su sueldo. El caso se comienza a investigar y se determina que se trata de jóvenes que fueron traídas de provincia con engaños y son explotadas. En otro caso, por ejemplo, una mujer denunció que su marido se quedaba con el dinero de su trabajo y quería que la Policía la ayude a sacar sus cosas de la casa, pero cuando se hizo la investigación se determinó que realmente el propio marido la explotaba sexualmente, tenía sus clientes y cobraba por eso, pero inicialmente no se denunció como trata. Por eso la Policía debe saber reconocer el delito, para detectar los datos y los indicios de la trata.

  • ¿Osea que las víctimas no reconocen la situación de trata, y qué hay de los operadores, ellos saben detectar estos casos?

Así es. Las víctimas no saben de qué se trata este delito, pero los operadores sí, gracias a ellos se detectan los casos, pues normalmente las denuncias llegan por otras causas a una Fiscalía común y son los fiscales quienes pueden detectar algunos indicios y determinar que puede relacionarse con un caso de trata.

  • ¿Qué hace la Fiscalía cuando detecta un caso de trata de personas?

Lo primero es iniciar la investigación, pues esta corre a cuenta del despacho fiscal. Como la Policía no está especializada, nosotros mismos preferimos tomar las declaraciones o pedir al juez que levante el secreto de las comunicaciones de algún teléfono, WhatsApp o Facebook y también pedimos a las empresas los resultados. Aunque el proceso demora un poco, es más rápido que si lo hiciera la Policía. Pero como no contamos con movilidad o notificadores, estas se llevan juntas una vez a la semana y a veces eso demora. Otra demora es con las empresas de telecomunicaciones, que pueden tardar dos o tres meses en darnos los resultados. Cuando ya tenemos indicios, coordinamos con la Policía para que haga el seguimiento y eso también representa otra demora. Pero una vez que se reúnen todos los indicios se formaliza la investigación preparatoria con la idea de llegar a un juicio que resulte en una sentencia.

  • ¿Cuáles son las penas que contempla el Código Penal para los casos de trata de personas?

La pena mínima es 12 años, pero en casos agravados (cuando la víctima es menor de 18 años, su explotador tiene sobre ella una condición de poder, hay más de una víctima o el hecho es cometido por dos o más personas, entre otros) las penas pueden llegar a 18 o 20 años de cárcel. Lo bueno es que ya hay juzgados especializados en violencia contra la mujer y el delito de trata de personas, lo cual contribuye a agilizar los procesos, pues con la pandemia todo se ha retrasado, pero con ese tipo de juzgados se da prioridad a estos casos.

  • ¿Cuánto tiempo puede demorar procesar un caso de trata de personas?

Solo la investigación puede demorar dos años, sobre todo con la pandemia, pues la demanda de información a las empresas de telecomunicaciones ha aumentado mucho y estas se demoran en responder. Lo mismo en la cámara Gessel; demora tres o cuatro meses asignar un turno, y todo ese suma tiempo al proceso.

  • En este contexto ¿se están dictando sentencias?

Sí, en el Callao, por ejemplo, el año pasado dictamos cuatro sentencias y este año estamos con un proceso en curso.

  • Desde su punto de vista, ¿que se podría hacer para prevenir este tipo de delito y que las personas, y sobre todo las mujeres, niñas y adolescentes no caigan en manos de tratantes?

Yo considero que la Educación es muy importante. En los colegios debería hablarse abiertamente de este tema y en casa mucho más con la finalidad de que los jóvenes aprendan a reconocer estas situaciones de riesgo. Tener acceso a la información es muy importante. No se trata de vivir en constante desconfianza, pero las mujeres y menores de edad deberían tener mucho cuidado de las personas que conocen en Internet, pues en realidad no saben quiénes son. Los jóvenes en general tienden a hacer amistad muy rápidamente en las redes sociales con gente desconocida. Por eso es vital advertirles de estas situaciones.

  • ¿Y de parte de las autoridades?

Considero que las leyes están bien dadas y hay que seguir aplicándolas, pero también se debería aumentar la vigilancia desde la Policía, ya que ellos son los que pueden sospechar o investigar el delito en su primera instancia. Ellos podrían ver los lugares donde se pueden estar presentando estos casos de explotación y hacer más operativos.

Anterior Entrevista a Luis Enrique en Radio Stereo Villa
Siguiente N°278: NIÑAS, ADOLESCENTES Y MUJERES, LAS PRINCIPALES VÍCTIMAS DE LA PANDEMIA

No hay comentarios aún

Deja un comentario u opinión

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *